Muchos pacientes al venir al quiropráctico se dan cuenta de que, además de dejar de tener dolor, su sueño, su digestión, su capacidad respiratoria y su control de variación del ritmo cardíaco...